WANDA SEUX, VEDETTE SEXAGENARIA

Por:Roy Ramirez
Twitter:@royitozz

A pesar del cáncer de mama que padece, Wanda Seux celebró con gran ánimo
su cumpleaños 63 este 5 de enero en la víspera de los Reyes Magos, rodeada
de pocos amigos, como Sandra Montoya, Imelda Miller y América.

Ataviada con uno de sus ya famosos y entallados vestidos de los años 70, la
vedette llegó a un exclusivo bar al sur de la ciudad de México, donde pasó
un rato agradable y dejó ver que aunque su salud se he visto deteriorada, su
estado anímico es el mismo y le pone buena cara a la desgracia.

Hablando de su terrible padecimiento, comentó que no le teme a la muerte si
ésta la visita.

La también bailarina expresó que su única preocupación es que el final de
sus días sean dolorosos, por lo que ya está preparando su testamento, en
el cual está considerando 200 mil dólares que recibirá por la venta de unos
departamentos en Argentina. Dichos inmuebles le fueron heredados por su
madre y ella misma rescató al estar intestados.

En entrevista, Wanda dijo al respecto: “Si muero antes de tener ese beneficio,
quiero que mi dinero se quede en México, porque es un país que me dio un
segundo hogar y una familia artística que jamás olvidaré por los detalles que ha
tenido para conmigo en situaciones adversas donde no me han dejado caer” –
refiriéndose a la colecta que recibió por parte de varios famosos para pagar las
quimioterapias y tratamiento contra el cáncer.


La actriz aseguró que su mejoría tan pronta se debe a un efectivo medicamento
que la única secuela que le ocasiona es algunos problemas en el hígado y
los ovarios: “Tengo mucha motivación y energía para seguir con esta lucha y
continuar hasta donde sea posible”.

También aprovechó el momento para agradecer al productor Roberto
Romagnoli todo su apoyo y calificó a su compatriota argentino como su “ángel
de la guarda”, aunque tuvo que negarse a trabajar con él ahora que forma parte
de las filas de TV Azteca pues dejó en claro que la empresa que la vio crecer y
donde pretende morir, es Televisa.

Ojalá que podamos celebrar más cumpleaños con Wanda y le deseamos salud
y pronto recuperamiento Del Cielo a la Tierra.

El Teletón desde afuera

Por:Roy Ramirez
Twitter:@royitozz

Este 3 y 4 de diciembre, como cada año, México fue testigo del corazón solidario de la gente a
través del Teletón 2010. Desde el viernes en el inicio y durante todo el sábado en el foro Teletón
se vivieron emociones y experiencias de vida conmovedoras.

También como cada año cantantes, actores, conductores y gente del ámbito empresarial, así como
el grueso de la población que estamos detrás del televisor pusimos nuestro granito de arena para
alcanzar la meta de más de 445 millones de pesos.

Pero hay cosas que la gente no ve. Y no me refiero a nada malo ni nada que opaque la ayuda que
se brinda a los miles de niños que son beneficiarios de algún CRIT.

En esta ocasión les daré una crónica de lo que se vivió a las afueras del Auditorio Nacional para
el cierre del Teletón, mientras algunos medios de comunicación esperábamos a los artistas que
participarían en el concierto final.

Las cartas fuertes de la noche: Ricky Martin, Jenni Rivera, Pepé Aguilar, Diego Torres, Ana Torroja,
Cristian Castro y José José, además estuvimos pendientes de la llegada de Chabelo y Eduardo
Verástegui, este último por el reencuentro que tendría (o así se esperaba) con Ricky, después de
los vínculos entre ellos que han sido tan comentados.

Y así comenzó. Precisamente uno de los primeros en llegar al Coloso de Reforma fue Lalo. No bajó
el cristal de la camioneta gris en la que llegó a pesar de tener a una decena de medios. Nada. No
un saludo, no un apoyo al evento, ni qué pensar de hablar de Ricky. Así llegó el primero, cuando
todavía la temperatura no bajaba. Esperaríamos su salida.

Llegó el turno a Chabelo. El amigo de todos los niños, como los grandes, respetuoso, dedicó unos
minutos a la prensa. El tema era más que obligado. Lo habían matado en Twitter días atrás. Lo
tomó con calma, con gracia. Dijo que esas cosas pasaban y que él no podía controlarlo, pero como
pudimos ver, estaba en excelentes condiciones.

Más tarde y ya con un poco de frío, arribó Jenni Rivera, no hubo declaraciones supuestamente
porque ya estaba muy apresurada su participación y luego tenía que salir directamente al
aeropuerto para viajar a Texas.

En fin, Pepe Aguilar entre queriendo y no, nos dio un minuto. Sonriendo, mostró su alegría por
participar en el Teletón y ayudar a los niños. Aunque la sonrisa se le borró cuando salió la pregunta
incómoda: ¿cómo va la demanda con tu exempleado? “Ya van a empezar con lo mismo” –fue su
respuesta. En ese momento su chofer aceleró, entró y no lo vimos salir.

Cerca de las 9:30 de la noche salió Jenni Rivera. Su gente nos decía que no la entrevistáramos
porque le urgía llegar al aeropuerto. Sin embargo, la diva de la banda bajó el cristal. Estaba feliz,
conmovida, sonriente, también compartió la felicidad por su nominación al Grammy Latino, habló
de lo bien que se siente por ser abuela y descartó embarazo ahora que está casado con Esteban
Loaiza. Incluso respondió con buen humor ante la pregunta: ¿y cómo va el problema de los
dólares? “Yo no tengo problemas con los dólares. Me los sigo gastando”

En el inter llegaron Ana Torroja y Diego Torres, quienes no dieron declaración alguna. Sólo nos
faltaba Ricky, Cristian Y José José.

Del Príncipe de la canción luego supimos que llegó minutos después de Ricky pero nadie se
percató pues la camioneta en la que iba parecía no llevar a nadie. Nos burló con gracia. Uno
menos.

Cristian ni siquiera se detuvo con nosotros. Sólo lo vimos tras la ventanilla y sonreía. Cero y van
dos.

Sin duda el momento más esperado llegó. Alrededor de las 10:30 pm, el astro de la música latina,
Ricky Martin, arribó al Auditorio Nacional. Con una gran sonrisa sólo hizo una V de la victoria con
la mano derecha. Sin palabras, ya congelándonos con las bajas temperaturas a las afueras del
recinto nos conformamos con la vaga imagen del puertorriqueño esperando que a su salida nos
dijera algo, aunque fuera breve. Alguno de los reporteros, incluído yo, le enviamos un mensaje por
Twitter para decirle que a pesar del frío, que ya calaba por todos lados, lo esperaríamos, que por
favor se detuviera un momento.

Uno de mis compañeros entró porque había conseguido una pulsera Todo Acceso. Nos mostró un
video. Ricky Martin de excelente humor bajó de la camioneta y se tomó fotos con todos. Al aire
habíamos visto ya a Eduardo Verástegui y a Rebecca de Alba, por lo que las especulaciones sobre
quien lo presentaría no se hicieron esperar. ¿Acaso alguno de sus grandes amigos lo presentaría?

No sabíamos, pero el hecho de que con ambos hubiera sido vinculado sentimentalmente nos
mantenía a la expectativa.

No fue ni uno ni otro. Trascendió que mientras Ricky era ovacionado por su actuación nadie
en realidad hizo caso a Eduardo, quien estaba solo en su camerino y no se asomó para nada.
Minutos después salió caminando ante nuestros ojos. Alguien lo reconoció y le gritó ¡Eduardo, una
entrevista! Dijo que no podía hablar. Entró inmediatamente y volvió a salir en una camioneta para
no tener que enfrentarse con nosotros. Sabía que preguntaríamos si se había reencontrado con el
boricua.

Ya sólo faltaba la salida de Ricky. Pero a pesar de las súplicas twitteras, nos enteramos que
salió momentos después que Eduardo por el lado del Lunario. Demasiados metros por correr si
queríamos verlo. Había escapado y huído de nosotros. Pero supimos que, al menos en el interior,
no se vieron, no se saludaron, no hubo cruce de palabras, miradas, ni siquiera se toparon por
equivocación. Aunque su salida con tan pocos minutos de diferencia y por puertas diferentes, nos
hizo pensar que tal vez Lalo le avisó que seguíamos afuera y fue la carnada para que Ricky saliera
por la otra puerta. Eso es mera especulación.

Más allá del morbo y el chisme ojalá se hubiera detenido sólo un instante. Un gracias hubiera sido
suficiente, mínimo por el respeto a que estabamos afuera, esperandolo, habiendoles envíado muchos twitts diciendole que nos estabamos congelando, mismos que no contesto, ni con un hola.

Quizás debíamos de haber pagado miles como en EUA para que nos concediera unos instantes.

Y ante todo este relato de cómo llegan los famosos a un evento, lo que sigue siendo prioritario
e importante es que se alcanzó la meta. Poco más de 446 millones de pesos serán el aliciente
para que Puebla y D.F. tengan su CRIT. Ya tendremos tiempo, espero, de perseguir a Eduardo o
esperar a Ricky para que nos cuenten si se encontraron como los “buenos amigos” que siempre
han manifestado ser.

Desangelado estreno de Perfume de Gardenias

Por Roy Ramírez


Foto:Cortesía La Colomnaria.com

Perfume de Gardenia por fin se estrenó en la ciudad de Monterrey este 5 de noviembre. Dos
funciones con lleno total en el Teatro de la Ciudad harían pensar a cualquiera que fue un éxito;
sin embargo hubo varios detalles que opacaron el inicio de temporada de esta puesta que ha sido
criticada por su similitud con Aventurera.

De entrada, la primera función se retrasó alrededor de una hora. De acuerdo con varios
compañeros de la prensa que asistieron, los chiflidos no se hicieron esperar. En fin, la segunda
función, retrasada una hora con quince minutos, no fue mejor. Es una pena que después de todo
lo que alardeó el elenco por una obra que superaría a Aventurera no le haya llegado ni a los
talones. Es una pena que una obra que presume de ser la más costosa (casi un millón de pesos en
producción) no haya cuidado los detalles.

Durante toda la presentación las fallas técnicas le quitaron calidad y confundían al público.
En momentos el micrófono de los actores en escena no funcionaba y se escuchaba gente
gritando “¡No se oye!”. De pronto salía una persona del staff cruzando todo el escenario para dar
un micro de mano. Pausas largas, incluso de más de un minuto, entre escena y escena. Espacio
mal aprovechado para cambio de escenografías y en ocasiones se escuchaban las voces en cabina
dando indicaciones. Todos esos elementos técnicos mal cuidados hacían que el público se perdiera
en la trama, de por sí larga y aburrida, y que las actuaciones, pobres en muchos casos, lucieran
menos.

En cuanto al elenco, pudimos ver a una Aracely Arámbula bastante gris como protagonista. La
mujer es preciosa, de eso no hay duda, ha mejorado su imagen y luce un físico envidiable. Pero en
cuanto a su actuación, aunque no es mala y vende bien su personaje, nunca sale de la niña buena
e inocente que quiere bailar en el cabaret de su tía. Nunca se arriesga, nunca se ve el cambio de
la niña soñadora a la vedette, nunca usa palabras o lenguaje propios de un cabaret. La pareja que
hace con David Zepeda luce bien, pero nada más. En ningún momento se percibe la química entre
ellos, la entrega, la chispa o la pasión.

Mucho se criticó el papel de Niurka previo al estreno porque nuevamente interpretaría a la amiga
de la protagonista. Al final es la que más luce. En entrevista al final de la segunda función nos
dijo: “Aracely Arámbula es el cordón umbilical de esta obra. A ella le toca la parte del amor, del
romance. Sin embargo yo llevo todo el peso del vedetismo en la obra. Al final de eso se trata.
Todas mis compañeras son muy lindas, pero a mí se me ha encomendado esta carga”. Cualquiera
pensaría que la cubana una vez más quiere robarse el crédito. Sin embargo, en esta ocasión lo
tiene. Sus bailes sobresalen por encima de las otras. Su voz no es la mejor, pero el conjunto de
elementos que presenta lo compensa. Incluso en uno de los números se avienta desde una altura
y distancia considerables para que sus bailarines la atrapen. Eso llama la atención. En otro tema se
sube a un columpio, y baila sobre él desde las alturas. A mí en lo personal Niurka me ha parecido
vulgar y corriente en muchas ocasiones. No me encanta, pero reconozco que lo hizo muy bien.

Otro que sorprendió con su interpretación de Freddy, fue Julio Camejo. Freddy es un gay de
finales de los años 50 que se mueve en los círculos del cabaret. Loca, afeminado, exagerado y
contoneándose para conquistar al Intocable (el luchador que actúa como guarura de Andrés
García). El personaje le quedó muy bien. Nunca piensas que estás viendo a Julio y si te olvidas
del actor para centrarte en el papel es que lo hizo bien. En entrevista el actor comentó: “Este es
el papel que estaba esperando, es algo diferente a lo que he hecho y me permitirá mostrar que
puedo hacer cosas diferentes”. Sobre las comparaciones que sin duda surgirán con La Bugambilia
de Aventurera, dijo: “Es diferente. Bugambilia es un hombre que se viste de mujer para huir de la
justicia. Freddy es un gay declarado que rompe con los esquemas de los años 50, donde ser gay no
era tan aceptado como ahora”.

Benito Castro en su imitación de “Palillo” se llevó la obra. Es el único que hace reír en cada
aparición, improvisa y no se nota si algo anda mal. Natural, divertido, cómico.

Hay muchas actuaciones mal aprovechadas, incluso se notan innecesarias. Gabriel Soto, Roxana
Martínez “la Tetanic”, Julio Alemán pasan por la sombra. Elizabeth Álvarez y Jorge Salinas hacen lo
suyo, pero no brillan lo suficiente. Salinas nunca supera su participación en Aventurera.

Aún teniendo figuras como María Victoria, Andrés García y Julissa, Perfume de Gardenia no
deja de ser una obra cara, con un elenco jamás reunido en el teatro (como se vendió), pero muy
mal llevado. Que el productor Omar Suárez saliera a actuar como extra y desde ahí dar algunas
indicaciones resultó de pena ajena.

Quien se llevó la ovación del público fue la Sonora Santanera. La música no sólo resultó lo más
rescatable, sino lo mejor.

Curioso fue ver cómo la gente de vez en vez se quedaba dormida y algunos otros terminaron
por salirse, no sé si por lo aburrida que resultó la experiencia o por el tiempo. Tres horas quince
minutos es demasiado para una puesta que no te atrapa.

Trascendió que Aracely Arámbula no tiene contrato. Ella pactó 6 u 8 fechas para protagonizar esta
obra. Si le gusta el resultado se queda y si no, se despide. Veremos en qué acaba.
Finalmente habrá que ver si Perfume… mejora o se estanca. Tal vez de ahí la decisión de no
estrenar en el DF. Estará de gira por la República antes de enfrentarse a la crítica capitalina.

Todo lo resumiría en que fue un ensayo general de manera oficial, lo cual es una falta de respeto
para el público al menos de parte de la producción. Sorprendió la declaración de Niurka ante
las fallas: “Les sorprenderá esto, viniendo de mí, pero ante todo somos profesionales y eso se lo
debemos a la señora Carmen Salinas. Ella nos enseñó a dar al público lo mejor de nosotros”.
No soy crítico de teatro, sólo un espectador y ante todo un periodista de espectáculos. Me toca
narrar lo sucedido así que comparto mi experiencia. No puedo decir que no la vean. Véanla si les
llama la atención la expectativa. Y si al final la obra mejora, habrá valido la pena la inversión. Si no,
será una obra polémica que causó ruido un rato y luego se fue.