Martes sensuales: Hablemos de seducción.

por SHARLEE TRUJEQUE.

juegos3

El arte de la seducción es tan viejo como el ser humano. Desde siempre ha existido la necesidad de llamar la atención de esa otra persona que por algún motivo nos interesa y nos atrae, y abundan los manuales que aseguran ser “guías fundamentales para seducir” y que nos ayudarán a capturar la atención del otro de forma infalible.

La realidad es que no es necesario estudiar mucho para seducir, aunque sí es conveniente repasar algunos puntos  importantes que pueden ayudarnos en el proceso de conquistar.

El arte de seducir posee dos elementos que deben analizarse y comprenderse: primero, uno mismo y nuestras cualidades seductoras; y segundo, la persona a seducir y las acciones que abrirán sus defensas y harán que se rinda. Ambos son igualmente importantes.

Podemos considerar la seducción como un conjunto de expresiones y manifestaciones, aspectos psicofísicos y de comportamiento, que son propias de cada persona, con el fin de conseguir una interacción con los otros

La mayoría de las veces el comportamiento seductor pasa desapercibido por la persona que lo realiza. En gran medida se emplea el comportamiento no verbal, siendo éste una conducta a la que no prestamos demasiada atención al llevarla a cabo o al percibirla del otro, y siendo a la vez la comunicación de mayor importancia.

En torno a la comunicación no verbal, podemos señalar diferentes respuestas producidas en el cuerpo en el proceso de la seducción, como:

  • el brillo en la mirada
  • la dilatación de la pupila
  • la piel coloreada
  • el enderezamiento del cuerpo
  • Incluso puede cambiar el olor corporal (feromonas) y la textura del pelo

sexodeporte3

Todos estos gestos y signos suelen producirse inconscientemente.

Es preciso señalar que existen diferencias según el género; es decir, una mujer probablemente se acomode el cabello, cruzará las piernas, enseñará las palmas de las manos o ladeará la cabeza al intentar seducir; mientras que el hombre mostrará su masculinidad poniéndose erguido, con agresividad en sus gestos y dureza en sus ademanes.

El tacto, el gusto y el olfato también están implícitos en la seducción, así como los movimientos corporales. Por ello es importante saber interpretar la comunicación implicada en el proceso de seducción, en donde el aprendizaje de la comunicación no verbal tal vez sea el más importante.         En la medida en que vayamos logrando descifrar nuestro propio comportamiento, iremos conociendo intenciones, motivos y deseos.

Al momento de querer seducir a una mujer con fines sexuales, un hombre debe saber que el deseo sexual femenino no suele ser tan impulsivo como el deseo masculino. Por lo general, una mujer siente con menos frecuencia ganas de hacer el amor por impulso. En general hacen falta varios elementos que provoquen su deseo. Se puede tratar por ejemplo de un ambiente romántico, de un lugar apropiado, etc. Y nunca hay que olvidar los buenos modales, ya que sin ellos tendremos un fracaso asegurado.

Pero la seducción no acaba con la conquista de la persona que nos interesa. Durante las relaciones de pareja, la seducción es (o debería ser) también una constante. Se vuelve fundamental mantener el interés del otro, para que la relación no decaiga ni se vuelva rutinaria o monótona.

orgasmo__38ce66fd7b9a532a58328976b

Los juegos previos son una parte primordial  al hacer el amor:

Un beso o una caricia en el lugar indicado, puede ser igual de significativo que el acto sexual en sí mismo.

Este preámbulo, conocido con el término “foreplay”, es el arte de mantener a su amante en permanente estado de alerta erótico: ya sea una mirada, una caricia o un simple comentario, puede lograr incrementar sustancialmente el erotismo y disposición de ambos para el encuentro.

La pareja debe sacar tiempo y espacio para sus relaciones íntimas, cosa que normalmente no hace, sobre todo cuando ambos tienen agendas llenas: trabajo, gimnasio, reuniones, niños, etc.

Es imposible tener una vida sexualmente interesante si uno tiene que hacerlo rápido porque los niños están tocando a la puerta, porque hay trabajo de por medio o los teléfonos sonando constantemente, pues se pierde el encanto.

malhabito3

Seducir al otro también implica recurrir a los masajes y a los cinco sentidos, que potencian la excitación y amplifican las sensaciones voluptuosas.

El secreto reside en ser capaz de activar en el otro el deseo, ya sea mediante la estimulación de regiones físicamente táctiles, como las zonas erógenas, o puramente imaginarias. Habrá pues que agudizar el sentido de la observación ante sus reacciones para descubrir con qué y cuándo experimenta más placer. Lo importante es no olvidar que siempre estamos seduciendo o dejándonos seducir.

 

fuente: tuguiasexual.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s