Miércoles de salud: Ataxia.

por SHARLEE TRUJEQUE.

ataxia2

La ataxia (del griego a- que significa “negativo” o “sin” y taxiā que significa “orden”) es un síntoma o enfermedad que se caracteriza por provocar la descoordinación en el movimiento de las partes del cuerpo de cualquier animal, incluido el hombre. Esta descoordinación puede afectar a los dedos y manos, a los brazos y piernas, al cuerpo, al habla, a los movimientos oculares, al mecanismo de deglución, etc.

Es una enfermedad hereditaria que suele confundirse con la enfermedad de Huntington, ocasiona daño progresivo al sistema nervioso ocasionando síntomas que oscilan entre debilidad muscular y problemas de dicción, por un lado, y enfermedad cardíaca, por el otro. Se le llama por el nombre del médico Nicholas Friedreich, que describió inicialmente la condición en la década de 1860. “Ataxia”, que se refiere a los problemas de coordinación, tales como movimientos torpes y falta de estabilidad, ocurre en muchas enfermedades y condiciones diferentes.

Para usar las funciones de compartir de esta páginas, por favor, habilite JavaScript.

Es un problema con el control muscular o una incapacidad para coordinar los movimientos de una manera fina. Esta afección se denomina ataxia.

Ésta lleva a que se presente un movimiento espasmódico, inestable y de vaivén de la mitad del cuerpo (tronco) y marcha inestable (estilo de caminar).

Consideraciones

El movimiento elegante y suave requiere de un fino equilibrio entre los diferentes grupos de músculos. Este equilibrio lo controla una parte del cerebro denominada cerebelo.

Causas

Las enfermedades que lesionan el cerebelo, la médula espinal y los nervios periféricos pueden interferir con el movimiento muscular normal y ocasionar movimiento muscular descoordinado, espasmódico y tosco.

Las lesiones o enfermedades cerebrales que pueden causar movimientos descoordinados abarcan:

  • Lesión al cerebro o traumatismo craneal.
  • Varicela o algunas otras infecciones cerebrales.
  • Afecciones hereditarias (como ataxia cerebelosa congénita, ataxia de Friedreich, ataxia telangiectasia, enfermedad de Wilson).
  • Esclerosis múltiple.
  • Accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio (AIT) .

Intoxicación o efectos tóxicos por:

  • Alcohol.
  • Medicamentos como aminoglutetimida, anticolinérgicos, fenitoína, carbamazepina, fenobarbital y antidepresivos tricíclicos y cualquier sedante.
  • Metales pesados como el mercurio, el talio y el plomo.
  • Disolventes como el tolueno o el tetracloruro de carbono.

Otras causas abarcan:

  • Ciertos cánceres en los cuales los síntomas pueden aparecer meses o años antes de que se diagnostique el cáncer (lo que se denomina síndrome paraneoplásico).
  • Problemas con los nervios en las piernas (neuropatía).
  • Lesión o daño a la columna (como las fracturas por compresión de la columna).

Cuidados en el hogar

Adopte medidas de seguridad en el hogar para facilitar la movilización. Por ejemplo, evite el desorden, mantenga los pasillos despejados y evite alfombras u otros objetos que podrían provocar caídas o resbalones.

A las personas con esta afección se les motiva para que tomen parte en las actividades normales. Es igualmente indispensable que los miembros de la familia tengan mucha paciencia con una persona que tiene mala coordinación. Tómese el tiempo para demostrarle a la persona cómo realizar las tareas de una manera más sencilla. Además, aproveche las fortalezas de la persona afectada y evite sus debilidades.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico si:

  • Una persona tiene problemas de coordinación inexplicables.
  • La falta de coordinación dura más de unos pocos minutos.

ataxia

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

En situaciones de emergencia, primero se estabiliza al paciente.

El médico llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de los síntomas y la historia clínica de la persona.

El examen físico también abarcará una evaluación detallada del sistema nervioso y los músculos, prestando atención cuidadosa a la marcha, el equilibrio y la coordinación para apuntar con los dedos de las manos y de los pies. Al paciente se le solicitará ponerse de pie con los pies juntos y los ojos cerrados. Esto se denomina el examen de Romberg. Si el paciente pierde el equilibrio, esto es un signo de pérdida del sentido de la posición y el examen se considera positivo.

Algunas de las preguntas de la historia clínica pueden ser:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿El movimiento descoordinado sucede en todo momento o aparece y desaparece?
  • ¿Está empeorando?
  • ¿Qué medicamentos se están tomando?
  • ¿Consume alcohol?
  • ¿Consume drogas ilegales?
  • ¿Se ha expuesto a algo que pudo haber causado una intoxicación?
  • ¿Qué otros síntomas tiene? Por ejemplo:
    • debilidad o parálisis
    • entumecimiento, hormigueo o pérdida de la sensibilidad
    • confusión o desorientación
    • convulsiones
    • movimientos lentos de los ojos
    • dificultad para escribir y comer
    • mala articulación al hablar

Tipos de ataxia:

Tal como se mencionó antes, existen dos tipos de ataxia:

  • ataxias esporádicas Las ataxias de este tipo por lo general comienzan en la edad adulta y no tienen antecedentes familiares conocidos.
  • ataxias hereditarias La causa de estas ataxias es un déficit en un gen que está presente desde el inicio de la vida de una persona y puede ser heredado como dominante o recesivo. Los trastornos recesivos por lo común causan síntomas que comienzan en la infancia más que en la edad adulta.
    Ahora se dispone de pruebas genéticas y se sabe que la ataxia de Friedreich puede comenzar en la edad adulta. La ataxia dominante comienza con frecuencia durante la década de los veinte o de los treinta, o a veces en etapas más avanzadas de la vida.
    Las ataxias hereditarias son trastornos degenerativos que pueden avanzar durante una cantidad de años. La gravedad de la incapacidad depende del tipo de ataxia, de la edad en que aparecen los síntomas y de otros factores que no se entienden bien.

Algunos de los exámenes que se pueden realizar son:

  • Pruebas de anticuerpos para descartar síndromes paraneoplásicos.
  • Exámenes de sangre (como CSC o fórmula leucocitaria).
  • Tomografía computarizada de la cabeza.
  • Pruebas genéticas.
  • Resonancia magnética de la cabeza.

Es posible que sea necesario remitirlo a un especialista. Asimismo, una evaluación de la seguridad en el hogar por parte de un fisioterapeuta puede ser útil.

Nombres alternativos

Falta de coordinación; Pérdida de la coordinación; Alteración de la coordinación; Deterioro de la coordinación; Ataxia; Torpeza; Movimiento descoordinado

fuente: Wikipedia

nyp.org

nlm.nih.gov

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s