Miércoles de salud: Embarazo psicológico…

por SHARLEE TRUJEQUE.

twitter: @sharlee004

http://www.facebook.com/Sharlee-Trujeque-Oficial

Para muchas mujeres, el deseo de ser madres es algo muy fuerte. Pero para algunas pocas, este impulso hacia la maternidad puede ser tan intenso que incluso acarree consecuencias físicas. Se trata del trastorno médico denominado pseudociesis, más conocido como embarazo psicológico o imaginario. En efecto, quienes padecen de este problema no solamente creen estar embarazadas sin estarlo realmente, sino que además presentan diversos signos y síntomas propios del comienzo de la gestación: aún sin que haya habido concepción, cesa el período menstrual, el abdomen se expande y los pechos se hinchan, e incluso en algunos casos llegan a segregar leche. En casos extremos, los tests de orina caseros pueden arrojar falsos positivos, ya que las hormonas se alteran para reflejar un estado real de embarazo, y la mujer puede manifestar sensación de movimiento fetal.

¿A quiénes afecta?

De acuerdo con los expertos en psiquiatría, el embarazo psicológico es un trastorno infrecuente, pero real. Suele afectar de una a seis mujeres por cada 22.000 embarazos reales. Debido a los síntomas, a una mujer con embarazo psicológico le resulta muy difícil aceptar el hecho de que no está realmente embarazada, aún cuando las ecografías revelen que no hay ningún embrión. En ocasiones, al revelársele que no está encinta, los síntomas desaparecen por sí solos, pero en los casos más serios la mujer puede sufrir una depresión que requiera ser tratada.
El embarazo psicológico no se da solamente en mujeres, sino que puede darse en hombres cuyas mujeres están embarazadas. Ellos experimentan algunos de sus síntomas en una suerte de “embarazo psicológico solidario” con la compañera a la que están procurando proteger. Asimismo, son comunes los casos de embarazo psicológico en las mascotas.

¿Cuáles son sus síntomas?

Cuando una mujer experimenta lo que se conoce como embarazo psicológico, está convencida de estar embarazada sin que se haya producido una concepción. Sin embargo, el deseo (o, en algunos casos, el temor) de ser madre es tan fuerte, que su propio cuerpo comienza a enviar señales de que, efectivamente, se ha producido un embarazo. Por eso, los síntomas del embarazo psicológico son muy similares a los primeros síntomas de un embarazo real. Para detectar este trastorno, hay que realizarle una ecografía a la paciente, en donde se verá sin dudas que no hay ningún embrión alojado en el útero.

Las investigaciones han asociado este trastorno con la glándula pituitaria (el centro de la producción de hormonas durante el embarazo), y específicamente, con un alto nivel de hormonas. Este desajuste a menudo es detonado por el estrés y la ansiedad, que a su vez causan los cambios emocionales y psicológicos que llevan a una mujer a creerse embarazada.

Cuáles son sus causas

Los expertos consideran que existen ciertos factores que hacen a una mujer más proclive a sufrir embarazo psicológico que otras. En primer lugar, este trastorno está asociado a un fuerte deseo de ser madre, por eso suele ser más frecuente en mujeres premenopáusicas, o con problemas de fertilidad. En segundo lugar, también se da con mayor facilidad en pacientes depresivas. Ocurre también el caso contrario, de que una chica joven que teme quedar embarazada crea estarlo, al punto de experimentar síntomas de embarazo. Finalmente, un caso sumamente inusual de embarazo psicológico es el “embarazo solidario” que experimentan algunos hombres durante el embarazo real de su pareja.

¿Cómo tratarlo?

En primer lugar, hay que descartar que se trate de un embarazo real. Para ello, suele bastar con un test de orina casero, que arroja resultados negativos. Sin embargo, en algunas mujeres, el embarazo psicológico produce tal desequilibrio hormonal que hasta los resultados de estos tests pueden verse alterados, y se arrojan falsos positivos. Entonces, un análisis de sangre y una ecografía son los métodos fiables para que el médico se dé cuenta de que la mujer no está realmente embarazada. Para algunas mujeres, alcanza con saberlo para que los síntomas desaparezcan.
Sin embargo, hay que saber que el embarazo psicológico suele darse en mujeres que sienten un deseo tan fuerte de ser madres, que el saber que no están realmente embarazadas es motivo de frustración, angustia, ansiedad y hasta depresión. Por eso se recomienda que se las aconseje y se las acompañe con un tratamiento psicológico. En casos extremos, es necesario suministrarle a la paciente medicamentos antipsicóticos o antidepresivos. El apoyo familiar resulta esencial para asimilar la situación. Es fundamental contenerla, tenerle paciencia y brindarle mucho afecto. Los especialistas concluyen en que el apoyo de un psicólogo suele ayudar a aquellas mujeres que expresan, con los síntomas de un embarazo psicológico, la incapacidad de verbalizar determinadas emociones.

fuente: embarazopsicologico.com

4 pensamientos en “Miércoles de salud: Embarazo psicológico…

  1. Principalmente, nos encontramos ante dos grupos principales de mujeres que pueden llegar a desarrollar un embarazo psicológico: aquellas que tengan problemas para concebir y las que tengan una edad avanzada para la concepción.

  2. Náuseas y/o vómitos Las náuseas y/o vómitos asociados con la etapa inicial del embarazo generalmente suelen ser matutinos, pero no es una regla estricta ya que en algunas mujeres pueden darse durante la noche quizás. Dichos síntomas pueden darse como efectos secundarios a la gonadotropina coriónica y a los estrógenos producidos en cantidad creciente a partir del décimo día tras la fertilización. Una recomendación para este síntoma es dividir la cantidad de comida ingerida a lo largo del día en mayor cantidad de porciones, para no llenar el estómago. El comer una galleta de agua o un pedazo de queso te puede ayudar, aunque no lo creas.

  3. Para muchas mujeres, el deseo de ser madres es algo muy fuerte. Pero para algunas pocas, este impulso hacia la maternidad puede ser tan intenso que incluso acarree consecuencias físicas. Se trata del trastorno médico denominado pseudociesis, más conocido como embarazo psicológico o imaginario. En efecto, quienes padecen de este problema no solamente creen estar embarazadas sin estarlo realmente, sino que además presentan diversos signos y síntomas propios del comienzo de la gestación: aún sin que haya habido concepción, cesa el período menstrual, el abdomen se expande y los pechos se hinchan, e incluso en algunos casos llegan a segregar leche. En casos extremos, los tests de orina caseros pueden arrojar falsos positivos, ya que las hormonas se alteran para reflejar un estado real de embarazo, y la mujer puede manifestar sensación de movimiento fetal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s