La dieta emocional…

por SHARLEE TRUJEQUE.

twitter: @sharlee004

www.facebook.com/Sharlee-Trujeque-Oficial

Dieta etimológicamente significa “régimen de vida”, y es sinónimo de régimen alimenticio, definido como “conjunto y cantidades de los alimentos o mezclas de alimentos que se consumen habitualmente”.

La dieta humana se considera equilibrada si aporta los nutrientes y energía en cantidades tales que permiten mantener las funciones del organismo en un contexto de salud física y mental.Esta dieta equilibrada es particular de cada individuo y se adapta a su sexo, edad y situación de salud. No obstante, existen diversos factores (geográficos, sociales, económicos, patológicos, etc.) que influyen en el equilibrio de la dieta.

Semanalmente presentaremos diferentes tipos de dieta.

LA DIETA EMOCIONAL:

Las mujeres están sometidas a cambios hormonales mes con mes: Subir y bajar de peso es algo habitual para muchas mujeres que no conocen de equilibrio ni físico ni mental, lo cual les complica aún mucho más el panorama.

Factores negativos como el estrés, la ansiedad,  la depresión son alarmas negativas que se desencadenan por múltiples causas lleva a que el cuerpo y la mente estén desorientados y fuera de sincronía.

La dieta emocional consiste en deshacerse de los sentimientos tóxicos que dañan y hacen caer en la autodestrucción.

 

COMO PONER EN PRÁCTICA LA DIETA EMOCIONAL:

– Practicar relajación. El yoga es ideal para comenzar con una nueva forma de vida. Mejora el cuerpo y la mente. Uniéndolos armónicamente y haciéndolos funcionar en la misma dirección.

– Pensamientos positivos: nadie puede enseñar a tenerlos. Hay que cambiar el chip y comenzar a ver la vida con buena energía. Las sensaciones negativas, el miedo y el constante mal humor hacen que se gane peso, sobre todo en la mujer.

– Alimentación rica en frutas y líquidos. La energía que aportan estos alimentos no sólo otorgan buena salud sino que también predisponen a tener una conducta positiva y feliz ante la vida.

La depuración corporal es importante para comenzar con la dieta de las emociones. Beber mucha agua al día limpiará el cuerpo de las toxinas y también despejará la mente de los malos pensamientos. Aunque no se crea, basta con hacer el intento y se notará de inmediato la liviandad que se experimenta.

– Olvidarse definitivamente de las grasas. No aportan nada y solamente contribuyen a tener un estado físico y mental negativos.

– Las ensaladas de muchos colores ofrecen aportes vitamínicos y a simple vista transmiten una imagen agradable y apetecible. Mezclar verduras y frutas para comer es una buena y sana alternativa.

Algunas recomendaciones para que nuestra dieta emocional pueda encontrar el éxito son:

Tener en la cocina alimentos saludables para impedir tentarse por aquellas comidas que hacen daño; encontrar minutos al día para salir a pasear, andar en bicicleta o realizar alguna terapia natural que favorezca al espíritu y al buen humor. De este modo el carácter estará predispuesto a consumir alimentos que otorguen beneficios; rodearse de amistades positivas: es conveniente dejar de lado aquellas relaciones que se la pasan criticando y viendo el lado negativo de las cosas.

Entre los 30 y 40 años la mujer sufre cambios que no son fáciles. Hay que estar preparada para afrontarlos y no entrar en las tan mencionadas crisis de la edad. El ánimo, el buen humor y la buena energía se pueden conseguir a base de esfuerzo diario y decisión constante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s